Distancia


Veo tu espalda,
caminas delante de mi,
por dónde la senda
se estrecha,
se enreda entre los arbustos,
se curva,
y por un instante
pierdo tu rastro.
Sólo tu sombra se percibe
huidiza, fugaz,
colérica.

¿Cuándo abandoné tu compañía?
¿en qué momento dejaste
de caminar a mi lado?
¿por qué motivo sucedió
esta distancia que crece
y nos aparta?

Te persigo, no te alcanzo,
me agoto de buscar tus pasos,
de llamarte mientras sigues
caminando en esta lejanía
de tiempo y soledad que no ceja,
que nos abunda
y nos separa ineludiblemente.

Comentarios

  1. Preguntas!!! Muchas veces sin una respuesta aparente. Pero si se echa la vista atrás, se encuentran pinceladas de -por qué- la distancia se ha convertido en alejamiento/desamor. Solo hay que ser sincero con uno mismo y las respuestas van saliendo. Este poema como otros muchos de los tuyos, hacen que mis pupilas se dilaten y brillen en cada verso, la que va delante, quizá ha tomado una decisión difícil, cuando ya no queda otra solución, la determinación es dura, pero es mejor que morir sufriendo y que la otra persona no sea consciente del daño que hace cada día... hasta que esa distancia ya es inevitable. Un abrazo fuerte amigo.

    ResponderEliminar
  2. Tienes que ponerte en forma, compañero. Parece que dedicas demasiado tiempo a esa tontuna de la poesía, propia de iluminados y perdedores. Footing, gimmasio y verás como la alcanzas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Lumi, gracias por tu comentario, acertado y preciso (como siempre). Y no te preocupes, no todo lo que se escribe tiene por qué ser personal (en este caso es a medias, según interpretes).
    Amando, gracias de nuevo por tus "apariciones"... y sí, es cierto, debo ponerme en forma, por esta y por otras razones...
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Presentación de Juan Ramón Santos de "Lastre" 20/01/2017

Múltiples formas de morir sin quedar muerto.

Matar