Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

Este silencio

Imagen
Este silencio habita un sepulcro, un cementerio de almas decapitadas, de cuerpos fríos...
Este silencio es un barco que cruza un mar de hielos frágiles, indecisos.
Este silencio inunda las cavernas de los sordos, las tenues veredas del bosque que atardece, la ciudad que un día creyó en su futuro y ahora es piedra inverosímil, calles de vientos en fuga.
Este silencio no es mío, tampoco de tu boca camuflada, de la linea espesa e inamovible de tus sueños.
Tal vez mañana se despierten los cuerpos, los hielos, el bosque, la ciudad y tu boca, y no haya más silencio que el de la muerte paseándose, desnuda, por las azoteas del invierno, en las grutas del desierto, en los blancos fusiles de los hombres sin alma.


Lo que dura una canción

Salgo del trabajo
tengo una hora
(sólo una)
para comer y regresar
Llevo un mundo de músicas en el bolsillo
y escucho en mi soledad con auriculares blancos
a Lisa Hannigan
su tema Sea song cauteriza algunas heridas
y me hace transitar entre los niños que salen del colegio
y sus padres apresurados
con cierta agilidad y despreocupación

Un poco más adelante me asalta un rostro conocido
una mujer con la sonrisa al descubierto
que me saluda
me mira
corta mi trayectoria con un gesto de reconocimiento

Treinta años es mucho tiempo
incluso para saludarse
como si nos hubiéramos visto ayer mismo
Asombrado la recibo
le consulto sobre su vida
hablo de mi trabajo
de la hora para comer
de las prisas

Ella me habla de su divorcio
del paro
de estos días desconcertados y violentos
de tomar un café (o lo que se precie) otro día
que me encuentra muy bien
como si no hubieran pasado los años
por mis canas

No quiere molestar más
se despide con dos besos al aire de mis mejillas

La observo alejarse mientras vo…

Insomnio

Tarda en caer la noche
en ese presagio de silencios
del que tanto hace gala la oscuridad
y se alimentan los sueños mudos

Desde la ventana del dormitorio azul
imprecisas luces se filtran como libélulas
en la calle algunos jóvenes vociferan borrachos
del regreso desordenado de su fiesta
de alcohol y desmemoria

Incapaz de dormir me levanto
lleno el vaso de agua del grifo
y cojo galletas del estante de la cocina
dónde se acumulan latas y recipientes

Miro por el balcón la inmovilidad
de la noche
algunas voces que se alejan
y otras que se aproximan amenazando
asiento con la cabeza sobre la posibilidad
de no encontrar el momento adecuado para dormir
ni la hora precisa para rendirse

No pesa la noche sobre las sábanas ausentes
ni es necesario resarcirse de sueños no invocados
Es posible que escriba en el ordenador
algunos versos sin futuro
que me reconozca en el espejo antes de salir
(infausto destino del insomnio)
al agotador descalabro de los oficios del día

Si no vuelves

Y que haré si no vuelves
que dilemas renacerán de sus cenizas
si desapareces
si dónde anidaba tu cuerpo
quedase sólo un haz de luz mortecina
si por dónde acampaban tus manos
le sucediera un enjambre
de huellas dactilares
frías y desdibujadas

Y que haré si no vuelves
si la clandestina muerte
abraza tu corazón
oculta tu rostro
y deja en su lugar
una sombra deshilachada
un retazo de memoria en declive
la frágil frontera entre un naufragio
y una lengua de mar que apenas
roza mi espalda
y me desvela para siempre