Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

De tu ausencia

En el breve y preciso tacto de la ceniza
bajo la piedra oscura del tiempo
en ese instante de penumbra que habitan
la luz reconocida y la soledad

En la tácita tarde adolescente
por los caminos de la sangre perdida
en ese mar de esqueletos que custodias
eternamente y agotada de almas y suspiros
En las manos que sustrajeron la locura
del patio dónde anidan los vencejos
y chistean nocturnas lechuzas blancas desde el frondoso árbol que toca tu ventana
En los días del invierno fratricida
de la osada cadencia de la lluvia
de los ojos cansados en la costura
penosa de todas las heridas
En esta mañana de sol y flores amarillas
por la música que estrofa mis oídos
de silencios rotos y cadencias repetidas
te extraño de nuevo y para siempre
te persigo en las sombras y los gestos
te escucho en la memoria escrita
te anhelo en la luz que me sorprende
desde la rendija ociosa de la melancolía.

Esto es un intento baldío...

Existe una fuga inhóspita en los versos
que persiste en escapar desmesurada
hacia lagunas, bosques, edificios en construcción
o caminos por dónde nadie transita
sólo el silencio
la oquedad de los pasos invisibles del tiempo
y las fieras palabras que nunca se pronunciaron
Existe una bronca huida en el poema
hacía planetas deshabitados
paraísos perdidos
papeles negros
dónde la negra tinta del bolígrafo
nunca dice nada
un lugar de náufragos y viejas sirenas ahogadas
a dónde emigraron las estrofas
en dónde se perdió el rastro de las musas
y sólo se escucha -de vez en cuando-
el estridente crujir de las hojas del otoño
en el fuego perpetuo de la desidia
Esto es un intento baldío...
...para sobrevivir a este abandono
feroz, cruel, descerrajado.