Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Persecución

Sin duda,
apenas sin un resquicio de duda,
tengo la seguridad
de que me persigues,
vaya donde vaya,
esté donde esté,
hable con quien hable,
duerma donde duerma,
sueñe con quién sueñe.
Y no abandonarás
esta cacería
de palabras,
gestos,
sueños,
anhelos
míos.

Sin duda
me amas,
aunque no acostumbres
a decirlo
cuando me persigues
por esta canción
que tarareas
mientras afilas los cuchillos
de la carne
sin quitarme la vista
de encima

La encantadora de serpientes

Lleva sobre el pecho un áspid que amenaza con devorar
su corazón insaciable
Tiene formas en sus manos
semejantes a culebras de agua
espantadas
Lleva en la memoria
todas las voces de los hombres
y todas las sombras
de la noche más oscura
Adiestra con su tacto
las serpientes y las raíces
y su aliento quiebra los venenos
insufla pavor en las frías escamas
de los anfibios
en las vestales fuentes
de las ballenas
La encantadora de nubes
la adiestradora de silencios
la domadora de insectos
la impertérrita dueña
de las tormentas
Esa mujer
caleidoscópica
Ese desdén de pieles
transparentes
de húmeros cóncavos
y arterias invioladas

Esta servidumbre de aromas
que atestiguan
quién fue
y de donde proceden
sus doctas habilidades
en la doma de los sueños
en la contención de las pesadillas