Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

Política experimental

Imagen
Me choca,
no obstante,
que vertáis la sangre
con tanta facilidad
y emponzoñéis la bilis
con tan poco estilo.

Claro,
que viniendo
de donde vienen
vuestros exabruptos,
no es de extrañar.

Al fin y al cabo
tenéis la sartén por el mango,
las leyes a vuestro antojo,
vuestros dispendios a salvo
en cuentas nada corrientes,
y los huevos pelaos
de tanto manosearlos.

Pero yo no digo nada,
no vaya a ser que me subáis
los impuestos
y me bajéis los humos.

Aunque no estaría mal
que os fuerais de nuestras vidas
de una puñetera vez
y para siempre
(sin acritud claro)

Por si acaso,
(que conste)
todo cuanto escribo
yo lo han dicho otros antes;
se masca en las calles,
lo vocearon gentes que
por extraña coincidencia
han dejado de hacerlo.

Vete tú a saber
bajo que montón de mierda
los habéis enterrado,
o con qué dádiva,
incentivo o dieta económica,
habéis sellado sus enormes
bocazas insurgentes.

Yo persisto, concreto;
sería bueno que no regresarais
jamás,
vuestro veneno sigue
domesticando corazones
que no …

Vestigios de la alegría

Imagen
Quienes piensan que soy un hombre triste
se equivocan.

Este que os escribe es un hombre
felizmente cabreado,
de suerte generosa
y legua puntiaguda.

Vengo deslomado de reír,
loco por mi fortuna,
agradecido a la vida
por su generoso ofrecimiento.

Quienes hablan de mi amargura
no conocen mis vericuetos,
en los que bailan desbocadas
la alegría de estar vivo,
las sutilezas de encontrarme
cada mañana en los espejos,
saber de las horas y los libros,
escuchar música
e imaginar que todo lo despreciable,
lo inmundo, lo deshonesto,
la oscuridad que nos atenaza,
el dolor, la herida, la sangre,
serán solo sombras
al final del camino.

Soy un hombre con suerte,
y mi tristeza es un soliloquio
de hombre feliz que no se conforma
con esta alegría inusual
de ser un afortunado superviviente
en todos los naufragios.