Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Monólogo del triste

Estoy triste,
no sé muy bien cual es la causa,
el motivo, las circunstancias;
pero estoy triste,
definitivamente triste y desolado.

No sé si será el veneno,
la ponzoña de las voces infectadas
de los embusteros,
si las noticias gangrenosas del telediario
o la soledad compartida de esta ciudad
sin pasillos ni aberturas.

Es una tristeza sublime,
caprichosa y testaruda;
se atrinchera en la mañana
y se desboca al anochecer,
midiendo el tiempo con precisión
y deshilvanando las cosas inconcretas
sobre un manto de desidia
y aburrimiento.

No estoy enfadado,
eso lo reconozco porque
tengo las medidas de mi enojo
bien pertrechadas
y en orden concreto.

No es enfado, ni ira,
ni siquiera desolación o desanimo;
tampoco estoy defraudado
(cuando todo es falso y se reconoce
no hay lugar para defraudarse, pues
todo es un cómico escenario
de teatro y farándula continuos)

Insisto, estoy marginado en esta tristeza
de abandono en las horas,
de musitar tristes músicas y canciones,
de leer libros de poesía ta…