Persecución

Sin duda,
apenas sin un resquicio de duda,
tengo la seguridad
de que me persigues,
vaya donde vaya,
esté donde esté,
hable con quien hable,
duerma donde duerma,
sueñe con quién sueñe.
Y no abandonarás
esta cacería
de palabras,
gestos,
sueños,
anhelos
míos.

Sin duda
me amas,
aunque no acostumbres
a decirlo
cuando me persigues
por esta canción
que tarareas
mientras afilas los cuchillos
de la carne
sin quitarme la vista
de encima

Comentarios

  1. Vaya, debes ser poeta. Son los únicos que ni dudan, ni distinguen un cuchillo de carne de una multa de tráfico.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Presentación de Juan Ramón Santos de "Lastre" 20/01/2017

Múltiples formas de morir sin quedar muerto.

Matar